martes, 1 de enero de 2008

Una persona estúpida.

Dedicado a esa persona:
Había una vez una persona que conocí, al principio se me hacía alguien extraño pero termine descubriendo que compartíamos algunas cosas, después del paso del tiempo nos hicimos amigos y fue una gran amistad, de esa persona aprendí algo que había olvidado: sigues tus sueños, no importa lo difícil que sean... Creí que esa persona era única pero, como pasa con los padres, descubrí que sólo era un ser humano, con más defectos que virtudes ahora no he vuelto a verla y no planeo hacerlo para mí se ha vuelto desde hace un tiempo un perfecto extraño, ya no me sorprendería desde este momento lo que haga o piense todo se ha vuelto raro, esta bonita historia que inició tan fuerte como un roble se volvió una rosa negra marchita y frágil, conocí a una persona que jamás imagine conocer y que otras personas ya habían visto una persona que le echa la culpa a los demás por sus cosas y así cree que los demás son los que están mal, acabo de darme cuenta de algo que aprendí hace mucho tiempo: no confíes en las personas y más si se hacen llamar amigos (esa es otra historia que luego les contaré) por ahora esa historia feliz se volvió un cuento de horror... Sólo quiero saber el por qué de algunas cosas no lo que siente; si vuelvo a ver esa pregunta sólo preguntaré el por qué algunas cosas, no más...

1 comentarios:

norma dijo...

comprendo tu situacion, eso me paso a mi,,, al menos algo semejante ia sabes con kien, i duele sabr q las personas no son lo q parecen, q fingen ser tus maigos i luego t culpan d algo q jamas comentist como es mi caso jjojo o como lo fue,